Los problemas de los paracaídas de ExoMars 2020

Facebook "Noticias": ¿un paso audaz hacia el control total de la realidad?
agosto 14, 2019
Inteligencia artificial para mejorar el diagnóstico de enfermedades raras
agosto 14, 2019
Show all

Los problemas de los paracaídas de ExoMars 2020

A menos de un año para el lanzamiento, la Agencia Espacial Europea (ESA) ha sufrido dos fallos seguidos de los paracaídas de la sonda marciana ExoMars 2020. La sonda ruso-europea deberá frenar su descenso en la atmósfera marciana usando un complejo sistema formado por cuatro paracaídas: dos principales y dos pilotos que sirven para extraer los primeros. Los paracaídas principales tienen 15 y 35 metros de diámetro respectivamente. El de 15 metros se usará en la etapa supersónica del descenso y el más grande en la fase final subsónica. Este sistema contrasta con el empleado por la NASA en sus sondas marcianas, que consiste en único paracaídas. La ventaja del esquema europeo es que cada paracaídas está optimizado para cada fase. La desventaja es, obviamente, que se trata de un sistema más complejo.

El paracaídas de ExoMars 2020 durante una prueba anterior (ESA).

El pasado junio la ESA reconoció que los dos —repito, los dos— paracaídas principales sufrieron rasgaduras en una prueba efectuada el pasado 28 de mayo de este año en el centro Esrange de Suecia. En esta prueba se dejó caer un lastre con el sistema de paracaídas de ExoMars 2020 desde un globo de helio situado en la estratosfera. Después de, aparentemente, haber tomado las medidas adecuadas, el pasado 5 de agosto de volvió a llevar a cabo otra prueba del sistema en Esrange, denominada HADT-2 (High Altitude Drop Test), pero esta vez solo con el paracaídas subsónico de 35 metros. Y, una vez más, el paracaídas sufrió desperfectos que impidieron que se desplegara correctamente. De haber ocurrido en Marte, ExoMars 2020 se habría estrellado.

Paracaídas de ExoMars 2020 (ESA).
Secuencia del despliegue del paracaídas de ExoMars 2020 durante una prueba de 2018 (ESA).
Secuencia de descenso de ExoMars 2020 en Marte (ESA).

La misión ruso-europea ExoMars 2020 será lanzada mediante un cohete Protón-M/Briz-M que despegará de Baikonur en una ventana de lanzamiento que va del 25 de julio al 13 de agosto de 2020. El aterrizaje en la región de Oxia Planum tendrá lugar en marzo de 2021. No obstante, los dos fallos ponen en tela de juicio que la ESA sea capaz de cumplir con el calendario previsto quedando tan poco tiempo para el lanzamiento. La ESA ha comunicado que se llevará a cabo una reunión de especialistas de paracaídas en septiembre y que antes de que  termine el año tendrá lugar otra prueba del paracaídas de 15 metros. Para comienzos de 2020 está prevista otra prueba del paracaídas principal de 25 metros.

Elementos del módulo de descenso de ExoMars 2020 (ESA).
ExoMars 2020 (ESA).
Parte del escudo térmico de fabricación rusa (Roscosmos).

ExoMars 2020 es una sonda de 2900 kg que está formada por dos elementos principales: la etapa de crucero o CM (Carrier Module), de 900 kg, y el módulo de descenso o DM (Descent Module), de 2000 kg. El módulo de descenso está formado a su vez por el escudo térmico, la etapa de descenso Kazachok o LP (Landing Platform) y el rover Rosalind Franklin de 345 kg. El pasado marzo la etapa de descenso Kazachok, fabricada en Rusia por NPO Lávochkin, llegó a Turín para ser integrada con el resto del vehículo antes de su traslado a Baikonur. El rover Rosalind Franklin, de 345 kg, es el protagonista de la misión. Descenderá a la superficie por una de las dos rampas desplegables de la etapa Kazachok y recorrerá la superficie durante unos seis meses. La principal novedad del rover es su taladro, que por primera vez permitirá excavar el suelo marciano hasta una profundidad de 2 metros, allí donde las posibles sustancias orgánicas marcianas no se hayan visto afectadas por la radiación. Lleva nueve instrumentos científicos con una masa total de 45 kg que buscarán indicios de biomarcadores del Marte primigenio durante los seis meses que durará su misión primaria.

Elementos de ExoMars 2020 (ESA).
Elementos de la sonda (ESA).
Pruebas de resistencia térmica de los paracaídas de ExoMars 2020 (ESA).

La ESA siempre intenta no mencionar las nacionalidades de las empresas u organismos relacionados con sus programas, y menos aún en caso de fallos. Sin embargo, no está demás recordar que los paracaídas de ExoMars 2020 corren a cargo de la empresa italiana Arescosmo —una compañía que tiene amplia experiencia en el sector—, mientras que el contratista del sistema de paracaídas en conjunto es Thales Alenia de Francia. Por otro lado, el contratista principal de ExoMars 2020 es Thales Alenia de Italia. En 2016 se culpó al paracaídas italiano del accidente de la sonda Schiaparelli de ExoMars 2016, pero el informe final lo exoneró de toda culpa, aunque no explicó qué pudo causar las oscilaciones tan brutales que causarían el fallo del sistema de guiado de la sonda. Hasta hace unos años era la colaboración con Rusia la que despertaba dudas sobre el éxito de la misión, especialmente por culpa del relativamente elevado número de fallos del lanzador Protón-M. Pero tras el retraso de la fecha de lanzamiento de 2018 a 2020 y, sobre todo, tras el espanzurramiento catastrófico de Schiaparelli, es mejor no buscar culpables antes de tiempo.

Secuencia prevista de integración de elementos de ExoMars 2020 (ESA).

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL NAUKAS DANIEL MARIN

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: