There Is Good Evidence That Clutter Causes Anxiety & Stress
febrero 8, 2020
A 1947 UFO Incident With (Maybe) a Link to the 1980 Rendlesham Forest Affair
febrero 8, 2020
Show all

Sustancia cancerígena en los asientos de los coches

Cuanto más largo es el viaje, más nos exponemos a un retardante químico de llama que es un conocido cancerígeno y que fue retirado del uso en muebles. Esta es la conclusión de un nuevo estudio de la UC Riverside publicado este mes en la revista Environment International.

 

Mientras que muchas investigaciones sobre la contaminación de los automóviles se centran en los contaminantes del aire exterior que entran en el interior de los vehículos, este estudio muestra que los productos químicos que emanan del interior de su coche también podrían ser motivo de preocupación.

 

Algunos científicos asumieron que los humanos dejaron de estar expuestos a la sustancia química, llamada TDCIPP, después de que se colocara en una lista de exclusión en 2013. Sin embargo, todavía se utiliza ampliamente en la espuma de los asientos de los automóviles. El estudio muestra que no sólo su auto es una fuente de exposición al TDCIPP, sino que con menos de una semana de viaje se acaba teniendo una elevada exposición al mismo.

 

David Volz, profesor asociado de toxicología ambiental en la UCR, dijo que los resultados eran inesperados. «Me puse con ello bastante escéptico porque no creía que pudiéramos captar una concentración significativa en tan poco tiempo, y mucho menos que se asociara con el tiempo de desplazamiento», dijo Volz. «Hicimos las dos cosas, lo que fue realmente sorprendente.»

 

Utilizando el pez cebra y las células humanas como modelos, el laboratorio de Volz ha estado estudiando la toxicidad de una nueva clase de retardantes de llama llamados ésteres de organofosfato desde 2011.

 

[Img #59019]

 

Participante del estudio con la pulsera de silicona usada para rastrear el TDCIPP. (Foto: David Volz/UCR)

 

Se sabe poco sobre la toxicidad de estos ésteres de organofosfato – el TDCIPP es uno de ellos – pero han sustituido a los antiguos productos químicos retardantes de llama que duraban más tiempo en el medio ambiente y tardaban más en metabolizarse.

 

Usando el pez cebra como modelo, Volz encontró que el TDCIPP impide que un embrión se desarrolle normalmente. Otros estudios han reportado una fuerte asociación entre el TDCIPP y la infertilidad entre las mujeres que se someten a tratamientos de fertilidad.

 

Sabiendo que su uso está todavía muy extendido en los coches, Volz se preguntó si la exposición de una persona se vería elevada en base a sus desplazamientos. Los estudiantes universitarios de la Universidad de Riverside son excelentes sujetos de estudio, ya que la mayoría de ellos tienen un viaje diario al trabajo.

 

El equipo de investigación incluía colaboradores de la Universidad de Duke y fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud así como por el Instituto Nacional de Alimentación y Agricultura del USDA.

 

Los participantes incluyeron alrededor de 90 estudiantes, cada uno de los cuales tenía tiempos de viaje que variaban desde menos de 15 minutos hasta más de dos horas de viaje de ida y vuelta. A todos ellos se les dieron muñequeras de silicona para que las usaran continuamente durante cinco días.

 

La estructura molecular de la silicona la hace ideal para capturar contaminantes en el aire. Dado que el TDCIPP no está químicamente ligado a la espuma, Aalekyha Reddam, un estudiante graduado en el laboratorio de Volz, dijo que se expulsa con el tiempo y termina en polvo que se inhala.

 

Se analizaron múltiples ésteres de organofosfatos, pero el TDCIPP fue el único que mostró una fuerte asociación positiva con el tiempo de viaje. «La exposición al TDCIPP es mayor cuanto más tiempo pasas en tu vehículo», dijo Reddam.

 

Aunque Volz y su equipo no recogieron muestras de orina para verificar que la sustancia migró a los cuerpos de los participantes, creen que eso fue lo que pasó. «Suponemos que sí lo hizo debido a lo difícil que es evitar la ingestión e inhalación de polvo», dijo Volz. Además, otros estudios han examinado la acumulación de TDCIPP en la orina, pero no en función del tiempo que una persona permanece sentada en un coche.

 

En el futuro, el equipo de investigación quiere repetir el estudio con un grupo más grande de personas de edades más variadas. También les gustaría estudiar formas de proteger a los viajeros de este y otros compuestos tóxicos.

 

Hasta que se puedan identificar métodos de reducción más específicos, el equipo anima a la limpieza frecuente del interior de los vehículos y al seguimiento de las directrices oficiales para reducir la exposición a los contaminantes.

 

Hasta que se identifiquen alternativas más seguras, se necesita más investigación para entender completamente los efectos del TDCIPP en los viajeros.

 

«¿Qué significa todo eso para la exposición crónica y a largo plazo, para la gente que viaja la mayoría de las semanas del año, año tras año durante décadas?» se preguntó Volz.

.

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL NOTICIAS DE LA CIENCIA & LA TECNOLOGIA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: