Jielong 1: un nuevo microlanzador orbital chino

Johnson y Johnson descubrieron que sabiamente permitieron el asbesto en su talco para bebés
agosto 20, 2019
Documentos internos revelan cómo Monsanto apuntó y desacreditó a periodistas y activistas
agosto 20, 2019
Show all

Jielong 1: un nuevo microlanzador orbital chino

El número de microlanzadores chinos no para de aumentar. El 17 de agosto de 2019 a las 04:11 UTC despegó un nuevo cohete orbital chino de pequeño tamaño desde el centro espacial de Jiuquan. Esta vez el lanzador era el Jielong 1, un cohete de combustible sólido de cuatro etapas que puso en órbita tres pequeños satélites (Qiancheng 01, Tianqi 2 y Xingshidai 5). El pasado 25 de julio la empresa iSpace se convirtió en la primera compañía privada china en alcanzar la órbita mediante un microlanzador, el Hyperbola 1, El éxito de iSpace tuvo lugar tras los fallos de los microlanzadores OS-M1 y Zhuque 1, fabricados por las empresas OneSpace y LandSpace, respectivamente. Sin embargo, el Jielong 1 (捷龙一号, «dragón ágil» en mandarín, pero traducido de forma un tanto imprecisa como Smart Dragon 1 o SD-1 en inglés) no ha sido desarrollado por una de estas nuevas empresas espaciales chinas, sino por China Rocket una compañía hija de la poderosa corporación estatal CALT (China Academy of Launch Vehicle Technology), a cargo del desarrollo de los grandes lanzadores Larga Marcha.

Cohete Jielong 1 (Weibo: @航天见闻).

El Jielong 1 es un lanzador de cuatro etapas de combustible sólido de 19,5 metros de longitud, 1,2 metros de diámetro y que tiene una masa al lanzamiento de 23,1 toneladas. Es capaz de situar 200 kg de carga útil en una órbita heliosíncrona de 500 kilómetros de altura. Esta capacidad lo convierte en una especie de hermano menor del pequeño Larga Marcha CZ-11 o el Kuaizhou 11 (KZ-11), otros lanzadores de cuatro etapas de combustible sólido desarrollados por CALT a partir del misil DF-31. Al igual que el CZ-11, el Jielong 1 se lanza desde un transporte móvil (TEL, Transporter-Erector-Launcher) que lleva el lanzador en posición horizontal y lo coloca en vertical antes del lanzamiento, como si fuera un misil balístico. CALT quiere lograr que el precio de cada kg puesto en órbita por el Jielong 1 sea de unos treinta mil dólares o menos.

Partes del SD-1 (CALT).
El lanzador en su TEL (Xinhua).

La novedad del Jielong 1 es que la cuarta etapa está colocada dentro de la cofia sobre la carga útil. Es decir, el conjunto carga útil-cuarta etapa está situado al revés, una disposición singular para un lanzador espacial, pero que es común en algunos misiles balísticos, en los cuales las cabezas nucleares se colocan ‘hacia abajo’. Por ejemplo, el lanzador ruso Volná, basado en un misil balístico lanzado desde submarinos, empleaba esta configuración. El Jielong 1 es el último de una larga serie de microlanzadores que China está desarrollando a un ritmo imparable. Pekín ha usado todo tipo de técnicas para cumplir este objetivo. Algunos lanzadores, como los CZ-11, KT-2, KZ-1A y KZ-11, han sido creados por empresas estatales directamente. Otros, como los Hyperbola 1, Zhuque 1, OS-M1 han sido desarrollados por empresas privadas a las que se les ha dado acceso a la tecnología de misiles de combustible sólido, mientras que otros, como el New Line 1, están siendo construidos por empresas privadas desde cero sin transferencia directa de tecnología. Por último, el gobierno chino ha incentivado la creación de compañías privadas por parte de empresas estatales para comercializar en el mercado internacional algunos lanzadores, como el KZ-1A (Feitian 1) o el Jielong 1.

Colocación de la carga útil en la cofia (CALT).
Lanzamiento del SD-1 (Xinhua).

El objetivo de China es disponer de una flota competitiva de lanzadores de pequeño tamaño que sirva, por un lado, para reponer y desplegar las megaconstelaciones de satélites que se prevé poner a punto en los próximos años y, por otro lado, para disponer de un sistema de lanzamiento de pequeños satélites de respuesta rápida en caso de conflicto. Estas empresas chinas no tienen acceso directo al mercado occidental por culpa de la legislación estadounidense que impide la transferencia de tecnología (ITAR) al país asiático, así que su objetivo es el mercado interno chino —en plena explosión— y el de países aliados o amigos. Pese a todo, es difícil que todos estos lanzadores consigan sobrevivir a esta etapa inicial y lo más probable es que solo queden unos pocos microlanzadores que sean rentables económicamente (por supuesto, además de aquellos de propiedad pública para los cuales la rentabilidad no es un objetivo dfundamental).

Otra vista del lanzador (Weibo: @航天见闻).
Microlanzadores chinos.

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL NAUKAS DANIEL MARIN

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: