Mientras los migrantes obtienen vivienda gratuita, un británico sin hogar muere cada 19 horas en el Reino Unido
octubre 17, 2019
La actitud de la Marina sobre la publicación de videos de ovnis más inquietantes que los videos
octubre 17, 2019
Show all

Fragmentos de otros soles

Observando en detalle al primer cometa interestelar conocido

Después de las dudas sobre Oumumaua, la llegada de Borisov, el segundo visitante de otra estrella y en este caso un cometa fuera de toda duda, desplazado en interés de los astrónomos hacia el segundo visitante interestelar oficialmente reconocido. Desde entonces numerosos son los ojos que sigue su trayectoria, explorándolo en la distancia y intentando desvelar lo máximo posible de su naturaleza. Es una carrera contrarreloj antes de que se adentre en el Sistema Solar exterior y más allá para no volver, y sus «fuegos» se apaguen. Los resultados de este esfuerzo están dando sus primeros frutos.

El primero llega de la mano del Hubble, que nos ofrece la imagen más detallada de este visitante, ahora mismo en trayectoria de aproximación al Sol, con su momento de máxima aproximación previsto para el próximo 7 de Diciembre. Cuando el telescopio capto estas imágenes, Borisov se estaba moviendo a unos 177.000 Kilómetros/hora, una velocidad extraordinaria que le permite estar complemente desligado del abrazo solar y moverse casi como si esta no existiera. Es un visitante fugaz y que nunca volverá.

También se tiene ahora pistas sobre su origen. La respuesta, rebobinando el camino de Borisov a partir de su trayectoria de entrada en el Sistema Solar, parece llevarnos a un sistema estelar binario conocido como Kruger 60, formado por dos enanas rojas. La clave, según los autores de este estudio, es que los cálculos llevan al cometa a 5.7 años luz del centro de estas dos estrellas, lo que es una distancia notable, pero a una velocidad relativa con respecto a ellas muy pequeña, apenas 3,43 Kilómetros/segundo. Y eso quizás indica, según los astrónomos, que no solo pasó cerca, sino que en realidad procede de ahí. Es una hipótesis interesante, aunque habría que explicar el mecanismo de expulsión, en principio por algún exoplaneta, pero a día de hoy no se conoce compañía planetaria de estas estrellas. De momento.

Finalmente observaciones realizadas por telescopios situados en Canarias y Hawái han determinado que tiene una morfología dominada por el polvo, un tono rojizo y un núcleo sólido de 1-2 Kilómetros. Es decir, que si no fuera por su trayectoria completamente abierta y velocidad sería indistinguible de un cometa «local», lo que indica que los procesos que formaron estos cuerpos celestes son los mismos en todas las estrellas, o al menos en su mayoría.

Unos resultados notables que aún deberán aumentar los próximos meses, a medida que el cometa pase por el perihelio y inicie su camino sin retorno a la oscuridad interestelar. Será entonces, una vez se aleje del resplandor solar y aún en plan actividad cuando se podrán hacer las observaciones más detalladas. El visitante de las estrellas aún tiene mucho que decirnos.

Observando en detalle el primer cometa de otra estrella.

Hubble Observes 1st Confirmed Interstellar Comet


A Second Interstellar Visitor Has Arrived in Our Solar System. This Time, Astronomers Think They Know Where It Came From

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL OCEANO ESTELAR

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: