Los científicos de NTU Singapur desarrollan una técnica para observar el daño por radiación durante los femtosegundos
septiembre 22, 2019
¿El incentivo en efectivo de los médicos está dejando de lado el juramento hipocrático?
septiembre 22, 2019
Show all

En un mundo de nubes y cráteres

Mars Express nos regala otra maravillosa visión del planeta rojo.

Es la segunda más veterana de todas las sondas actualmente en activo, y por ello se podría pensar que su aportación a la exploración del planeta, comparada con las más actuales y potentes, es poco menos que marginal. Nada más lejos de la realidad, ya que su equipo humano, con tesón y sacando partida a la inmensa experiencia que acumulan y que les permite conocer exactamente lo que pueden pedirle, no dejan de sacarle partido y ofreciendo a todos los amantes del espacio auténticas joyas. Una de las más recientes la que dio forma el pasado Junio de 2019, y ahora publicado. Marte en todo su esplendor.

La HRSC (High Resolution Stereo Camera) realizó una serie de tomas globales del planeta, que permitió crear una imagen panorámica de una gran espectacularidad, con resoluciones medias de solo 1 kilómetro/pixel. Gracias a ella podemos realizar un viaje de un polo a otro, observando la complejidad de un mundo cuyas similitudes con la Tierra, pese a sus igualmente claras diferencias, le dan un carácter único.

Visible en la parte superior aparece el polo norte, cubierto por una capa de agua congelada, permanente, y otra de dióxido de carbono, que se espesa en invierno y se adelgaza en el verano, al sublimarse este último y regresar a la atmósfera. Vemos también una serie de brillantes nubes que rodean y cubren parcialmente el casquete polar. Marte se delata aquí como mezcla de diferentes tonos y colores, un reflejo de las diferentes características químicas y físicas del material que compone la superficie. Los dos hemisferios son muy diferentes en varios aspectos, algo que aquí salta a la vista.

Lo más notable es que el hemisferio norte se encuentra varios kilómetros más bajo que el sur, y los dos están separados por un límite distintivo, que se conoce como la dicotomía marciana, y que aquí claramente visible. Seguramente nada llama la atención al ojo atento que la enorme diferencia en la presencia de cráteres, y así, mientras al norte de la frontera vemos una población baja, y por tanto podemos suponer que es relativamente joven, el hemisferio sur está acribillando por ellos, demostrando su antigüedad.

¿Se formó debido a procesos geológicos dentro del manto? Alguna vez existieron placas tectónicas móviles, como vemos en la Tierra, que se empujaron unas contra otras para formar la dicotomía? Podría haber sido creado por uno o más impactos pasados colosales, o por otro proceso completamente desconocido? No los sabemos realmente, y sigue siendo una de los muchos misterios que lo rodean, y que dan a este mundo de cráteres y nubes una inigualable fascinación.

La panorámica en contexto.

Mars Express, una veterana en plena forma.

From clouds to craters

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL OCEANO ESTELAR

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: