Administrador de la NASA quiere hacer de Plutón un planeta de nuevo
agosto 29, 2019
Los 10 temas principales de WordPress sobre medicina alternativa para comercializar eficazmente su práctica en línea
agosto 29, 2019
Show all

El vuelo del Starhopper

Y, finalmente, SpaceX ha demostrado que los cohetes con forma de depósito de agua son capaces de despegar y aterrizar verticalmente. Después del pequeño saltito de 18 metros que dio el Starhopper el pasado 26 de julio, el primer vuelo ‘de verdad’ se ha hecho esperar, en parte por la tardanza de la FAA en otorgar el permiso de vuelo a la empresa de Elon Musk (según el permiso original, SpaceX solo podía realizar vuelos de 25 metros de altura). Sea como sea, el cacharro despegó a las 22:02 UTC del 27 de agosto de 2019 desde las instalaciones de SpaceX en Boca Chica (Texas) y se elevó hasta una altura de unos 150 metros (la FAA no aprobó los 200 metros que pedía SpaceX). Tras desplazarse lateralmente unos metros, el Starhopper aterrizó verticalmente en una rampa contigua. La prueba tuvo una duración de 57 segundos y tanto el motor Raptor SN6 como el sistema de control de posición y sus propulsores de nitrógeno funcionaron correctamente.

El Starhopper en pleno vuelo (SpaceX).

El vuelo del prototipo del Starhopper debía haber tenido lugar el 26 de agosto, pero fue cancelado en el último momento por un problema de ignición con el motor Raptor. Sin embargo, este ha sido el primer y último vuelo del Starhopper, ya que el vehículo —con unas dimensiones de 20 x 9 metros— se utilizará como banco de pruebas estático para los motores Raptor. La prioridad es ahora poner a punto los prototipos de la nave Starship que SpaceX está construyendo en el sur de Texas y Cocoa (Florida). Los prototipos, bautizados como Starship Mark 1 (Texas) y Starship Mark 2 (Florida), tendrán tres motores Raptor de methalox cada uno en vez de uno. La Starship Mk 1 volará primero y lo hará desde el sur de Texas, como su primo Starhopper, mientras que la Mk2 levantará el vuelo desde unas nuevas instalaciones dentro del recinto de la rampa 39A del Centro Espacial Kennedy. Previamente Musk había anunciado que el vuelo de estos prototipos era inminente, pero ahora se espera que el primer vuelo tenga lugar a mediados de septiembre.

Vista del despegue. A la izquierda, se ve la rampa de aterrizaje (SpaceX).
Otra vista del tanque de agua en plena faena (Jack Beyer / https://twitter.com/thejackbeyer).

Está claro que las dos Starship Mark 1 y Mark 2, construidas usando métodos diferentes, van a ocupar el lugar destinado originalmente para el Starhopper en el programa de pruebas de SpaceX. Cuando Elon Musk presentó el año pasado este prototipo de la nave Starship, se pensó que el Starhopper sería el equivalente de los prototipos Grasshopper usados para perfeccionar los aterrizajes verticales de la primera etapa del Falcon 9. El relativamente lento progreso del Starhopper a lo largo de este año, sumado a la inusual y poca depurada técnica de construcción al aire libre, hizo que flaqueara la fe de algunos creyentes de Musk. Pero la inesperada y rápida construcción de los prototipos Mark 1 y Mark 2 han devuelto la confianza a las almas descarriadas. Estos vehículos, y no el Starhopper, serán los que ensayen las técnicas de vuelo y aterrizaje de la futura nave Starship. Más tarde de lo esperado, sí, pero de todos es sabido que la fe de Musk requiere sacrificios temporales. Eso sí, antes de construir la nave definitiva, SpaceX planea construir un ‘verdadero’ prototipo suborbital de la Starship.

Las criaturas de SpaceX y otros cohetes (https://www.reddit.com/r/SpaceXLounge/comments/cwkcnl/i_found_this_link_which_may_help_people/).
Construcción de la Starship Mark 2 en Cocoa (https://twitter.com/flying_briann).
Antes del vuelo (Carlos Nuñez).

El vuelo del Starhopper ha sido importante en tanto en cuanto se trata de la primera vez que un motor de metano y oxígeno líquido se emplea para mover un vehículo por el aire —¡chúpate esa, Blue Origin!—, pero evidentemente, desde el punto de vista técnico, no resulta tan impresionante después de ver los numerosos aterrizajes verticales que las etapas del Falcon 9 han llevado a cabo estos últimos años. Lo que sí ha demostrado el salto del Starhopper es que los despegues del futuro SuperHeavy, con un mínimo de 35 motores Raptor, se van a poder oír desde la otra punta del planeta. Por supuesto, el hecho de que la prueba se haya desarrollado de forma impecable —dejando a un lado que el aterrizaje fue más duro de lo esperado y las patas resultaron dañadas— acerca a SpaceX un poquito más a su objetivo de construir el ambicioso sistema de lanzamiento Starship/SuperHeavy, aunque todavía queda mucho, pero mucho, por hacer.

http://platform.twitter.com/widgets.js

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL NAUKAS DANIEL MARIN

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: