Luna nueva en Virgo: ser productivo
agosto 30, 2019
Un robot capaz de deslizarse por los vasos sanguíneos del cerebro
agosto 30, 2019
Show all

El supercohete de Elon Musk

Si hablamos de supercohetes, SpaceX y Elon Musk, lo primero que se nos viene a la cabeza es el proyecto Starship/SuperHeavy, un enorme lanzador de dos etapas con el que Musk quiere viajar a la Luna y colonizar Marte. Pero no. El Starship/SuperHeavy (SS/SH) ya se ha quedado pequeño antes de despegar. Y es que en un escueto tuit del 28 de agosto, el CEO de SpaceX adelantó que estaba estudiando la posibilidad de desarrollar un lanzador todavía más grande. Solo dio una cifra, pero es impresionante: el diámetro de ese futuro lanzador sería aproximadamente el doble que el del SS/SH: 18 metros (!!!!!).

Las dimensiones del último concepto de Musk (Teslarati/SpaceX).

Antes de nada, refresquemos la memoria. El sistema SS/SH será un gigantesco cohete de dos etapas, 9 metros de diámetro y 118 metros de altura. Estas cifras por sí solas no son apabullantes si las comparamos, por ejemplo, con el Saturno V o el N1, pero tengamos en cuenta que la masa al lanzamiento del SS/SH será de unas cinco mil toneladas, mientras que la del Saturno V rondaba las tres mil. Esta diferencia se debe, recordemos, a que las dos etapas del Starship serán reutilizables. Con más de 35 motores Raptor de metano y oxígeno líquido en el SuperHeavy y 7 en la Starship, el despegue de esta bestia será memorable y superará cualquier cosa que haya captado un oído humano jamás.

Si por algo se ha caracterizado a Musk desde que está a cargo de SpaceX es por la gestión de los tiempos y en la creación de expectativas —o hype— alrededor de sus proyectos. Y, en este sentido, Musk siempre ha ido uno o dos pasos por delante. Cuando estaba construyendo el Falcon 9, anunció el Falcon Heavy. Y luego el proyecto Starship. Ahora que el prototipo Starhopper se ha levantado del suelo por segunda y última vez, demostrando de paso que han conseguido domar a esa bestia que es el motor Raptor, y que los prototipos Starship Mark 1 y Mark 2 están siendo construidos en Boca Chica y Cocoa, todo parecía indicar que las únicas expectativas que estaban en el aire eran los detalles técnicos del vehículo —cuyo diseño ya ha pasado por varias iteraciones y aún está lejos de estar finalizado— y los plazos del proyecto. Pero no. Musk ha decidido una vez más volver loco a todo el mundo con la posibilidad de que esté sopesando construir algo más grande que el SS/SH.

El sistema de lanzamiento Starship/SuperHeavy según un diseño ya obsoleto (SpaceX).

Un cohete con un diámetro de 18 metros y con las mismas proporciones que el sistema SS/SH tendría cerca de 240 metros de altura y entre 30 y 40 mil toneladas (!!!!!!) de peso al despegue y una capacidad en órbita baja de entre 500 y 700 toneladas. Por supuesto, es posible que el Starship 2.0 —o como quiera que se llame finalmente— tenga un diseño diferente al Starship actual y su masa sea menor, pero, sea como sea, estamos ante un leviatán de proporciones épicas. Evidentemente, un gigante así plantea todo tipo de incógnitas. ¿Desde dónde lanzar esta bestia sin que revienten las ventanas a decenas de kilómetros de distancia? ¿Qué tipo de rampa podría soportar el peso de este cohete? ¿Cómo ensamblarlo? ¿Se lanzaría desde el mar, como el Sea Dragon? Además, debería utilizar nuevos motores si no queremos que tenga más de 150 motores Raptor en la primera etapa (¿o a lo mejor a Musk no le parecen muchos?).

El Starhopper en pleno vuelo (SpaceX).

La pregunta es, ¿se trata de un proyecto real o una tomadura de pelo de Musk? No lo sabemos, pero conociendo al CEO de SpaceX quizás se trate de ambas cosas. Es decir, seguramente que Musk y su equipo de confianza estén estudiando conceptos de megalanzadores, pero eso no quiere decir que lo vaya a construir. O sí. La filosofía de SpaceX es probar nuevos conceptos constantemente y nunca, nunca, decir ‘no’ a una idea por muy loca que parezca a priori. Un ejemplo de esta forma de pensar es la novedosa técnica de fabricación y montaje de los prototipos del Starship, construidos en acero y casi al aire libre, algo nunca visto.

Las losetas del escudo térmico de la Starship en la cápsula Dragon SpX-18 (https://twitter.com/w00ki33/).

Por otro lado, también tenemos la ya olvidada propuesta de construir una versión más grande del Falcon Heavy a la que se denominó Super Heavy antes de que ese nombre se asignase a la primera etapa del sistema SS/SH. Es muy posible que este nuevo concepto de Starship 2.0 acabe igual, pero al principio el sistema SS/SH también parecía una locura y, aunque aún está lejos de ser una realidad, ciertamente SpaceX ha logrado progresos muy importantes en muy poco tiempo (como comparación, ¿dónde estaba el SLS entonces y dónde está ahora?). El Starship 2.o está en el límite de lo físicamente posible para un cohete químico, pero el mayor logro de Musk tras estos años de hype y éxitos con SpaceX es que ya no nos parece una locura que plantee un concepto semejante. En cualquier caso, y por improbable que sea, si al final este monstruo se hace realidad, ¿cómo lo llamamos? Voto por el nombre original para el sistema Starship: BFR (Big Fucking Rocket). Sea como sea, ahora toca esperar al primer vuelo del Starship Mark 1 el próximo octubre, una prueba en el que el prototipo debe alcanzar una altura de unos 20 kilómetros.

Referencias:

http://platform.twitter.com/widgets.js

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL NAUKAS DANIEL MARIN

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: