Los científicos advierten que los cerebros cultivados en laboratorio podrían ser conscientes de su horrible existencia
octubre 28, 2019
Ovnis y alta extrañeza en el triángulo Falkirk de Escocia
octubre 28, 2019
Show all

El libro de los sueños marcianos

Así fueron los últimos oasis de Marte.

El planeta rojo del pasado era muy diferente del actual. Es algo que tenemos claro solo observando las huellas que esos tiempos dejaron en la hoy fría y seca cara, pero no deja de ser una visión superficial. Los mecanismos y etapas que llevaron de una fase a otra, y por ello mismo la posible habitabilidad en sus inicios siguen sin estar claramente definidas. Por ello se envió a Curiosity al cráter Gale, ya que ahí parecía haber un claro registro de la evolución climática marciana en forma de infinitos estratos de sedimientos. Y los resultados demuestran que la elección fue más que acertada.

Estanques que salpicaron el fondo del cráter, con corrientes de agua bajando por sus paredes, desbordándose y secándose en un ciclo que probablemente se repitió varias veces durante millones de años. Ese es el panorama que está saliendo a la luz y ahora descrito por los científicos de Curiosity.

Estos interpretan las rocas enriquecidas en sales minerales como evidencia de estanques de salmuera poco profundos que pasaron por episodios de desbordamiento y secado. Son como una marca creada por las fluctuaciones climáticas a medida que el ambiente marciano pasó de ser más húmedo al desierto helado que es hoy. Cuánto tiempo tomó esta transición y cuándo ocurrió exactamente? La respuesta podría llegar en el futuro, a medida que Curiosity se dirija hacia una región que se espera que se haya formado en un ambiente aún más seco. Representa una gran diferencia con respecto a la parte baja de la montaña, donde son claras las pruebas de persistentes lagos de agua dulce, y que se ha ido transformando a medida que el rover asciendo, el equivalente geológico a moverse a través del tiempo.

«Fuimos a Gale porque conserva este registro único de los cambios de Marte«, explica el autor principal de este estudio, William Rapin, al hablar de Aeolis Mons, la montaña de sedimentos que se eleva desde el centro del cráter.»Comprender cuándo y cómo comenzó a evolucionar el clima del planeta es una pieza de otro rompecabezas: cuándo y cuánto tiempo fue capaz Marte de sostener vida microbiana en la superficie?«

Un ejemplo interesante son las sales encontradas en una sección de rocas sedimentarias de 150 metros de altura llamada «Isla Sutton», visitada en 2017. Sabemos que áreas anteriores habían sido testigos de períodos secos intermitentes. Pero las sales de Sutton sugieren que el agua también se concentró en salmueras, como ocurre también en la Tierra, pero con elementos diferenciadores: Por un lado, son sales minerales, no sal «de mesa». También están mezcladas con sedimentos, lo que sugiere que cristalizaron en un ambiente húmedo, posiblemente justo debajo de estanques poco profundos que se evaporan, llenos de agua salada.

En conclusión, a medida que nos elevamos, y por ello nos movemos en el tiempo hasta épocas más cercanas a la actual, el ambiente parece estar cambiando claramente, desde una era acogedora (al menos mucho más que la actual) para la vida hasta otra donde Marte se convirtió en el desierto helado y estéril que es hoy día. Es lo que estamos aprendiendo desde el momento en que abrimos el libro del tiempo, el registro que se escondía entre las capas de Aeolis Mons y que nos está permitiendo viajar a un pasado hoy perdido.

Se especula que podrán haber existio lagos salinos en Gale parecidos a los que podemos encontrar em el  Altiplano Andino, en América del Sur. Los arroyos y ríos que fluyen desde las cadenas montañosas hasta esta árida meseta de gran altitud conducen a cuencas cerradas similares.»Durante los períodos más secos, los lagos del Altiplano se vuelven menos profundos y algunos pueden secarse por completo. El hecho de que estén libres de vegetación incluso los hace parecer un poco como Marte».

Fracturas en la roca conocida como «Old Soaker», y que todo indica que se formaron por el secado de una capa de lodo ocurrido hace más de 3.000 millones de años, durante esas etapas fluctuantes entre ambientes húmedos y secos vistas por Curiosity.

Una guía por el cráter Gale.

NASA’s Curiosity Rover Finds an Ancient Oasis on Mars

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL OCEANO ESTELAR

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: