Argo, una nave rusa de carga para la estación espacial

15 hechos que la mayoría de la gente no sabe sobre el flúor
octubre 1, 2019
Continúa el área de tormenta 51: no pueden detener todas las demandas
octubre 1, 2019
Show all

Argo, una nave rusa de carga para la estación espacial

La corporación estatal Roscosmos anunció hoy por sorpresa su intención de apoyar a una empresa privada para desarrollar una nave espacial de carga que sirva para abastecer a la Estación Espacial Internacional (ISS). La empresa se denomina MKTS («Sistemas Internacionales de Transporte Espacial» según sus siglas en ruso) y la nave ha recibido el nombre de Argo. El objetivo de la nueva nave no es solo llevar carga y víveres hasta la ISS, sino también traerlos de vuelta. O sea, como la Dragon de SpaceX, pero en ruso.

Nave Argo (rbc.ru).

Actualmente las naves Progress rusas llevan carga y combustible hasta la ISS. De hecho, son las únicas capaces de elevar la órbita de la estación regularmente y trasvasar combustible al módulo Zvezdá. Sin embargo, las Progress se queman durante la reentrada y no pueden emplearse para traer carga a la Tierra. Además, la empresa fabricante de las Soyuz y las Progress, RKK Energía, preferiría eliminar las Progress por ser demasiado caras. El proyecto de la nave de bajo coste TGK-PG para sustituir a las Progress no termina de arrancar, entre otros motivos porque esta sustituta carece de capacidad para traer carga. Por eso RKK Energía también lleva años proponiendo una versión de la Soyuz no tripulada para sustituir a las Progress. De esa forma se podría usar la cápsula para traer carga a la Tierra y se unificarían las líneas de montaje de los dos vehículos.

Una nave Progress M acoplada a la ISS (NASA).

Pero Roscosmos parece ahora apostar por una tercera vía. Argo será capaz de transportar hasta dos toneladas de carga presurizada y traer una tonelada, una cantidad muy superior a la de una cápsula Soyuz. No olvidemos que actualmente la única nave de carga no tripulada que tiene capacidad para traer carga de vuelta a la Tierra desde la ISS es la Dragon de SpaceX. Argo sería una nave bastante grande, con una masa de 11,5 toneladas (las Soyuz no llegan a las 7,3 toneladas) dividida en una cápsula de 11 metros cúbicos y 4,1 metros de diámetro y un módulo de servicio minimalista. Debido a estas dimensiones, tendrá que ser lanzada por el futuro cohete Soyuz-5 (Irtish), aunque una versión inicial más ligera podría despegar mediante un Soyuz-2.1b. La principal característica del diseño de Argo es su sistema de aterrizaje: no usaría paracaídas, sino que, tras un descenso en caída libre, activaría una serie de retrocohetes a 250 metros de altura. Y antes de que nadie hable de la retropropulsión de la Crew Dragon, hay que recordar que la Federatsia incorporaba un sistema de aterrizaje similar cuando era conocida como PTK-NP. Argo podrá permanecer acoplada a la ISS 300 días, mientras que será capaz de realizar vuelos en solitario de 30 días de duración. La cápsula sería reutilizable varias veces.

Esquema de una misión de Argo (rbc-ru).

Todo esto está muy bien, ¿pero tiene la empresa MKTS la capacidad para construir un vehículo así? Debido a la falta de información sobre esta firma es difícil juzgar sus intenciones. En cualquier caso, en el cerrado ecosistema espacial ruso resulta complicado que esta compañía se haya hecho con las tecnologías claves necesarias para desarrollar una nave de este tipo, aunque cierto es que cuenta con personal procedente de RKK Energía y la empresa S7. Pese a todo, MKTS quiere ofrecer cada vuelo de Argo por menos de 50-60 millones de dólares (el precio de una Progress y su carga). MKTS ya ha anunciado planes aún más grandiosos que pasan por la construcción de un cohete más potente que el Soyuz-5 denominado Tantra —sí, otro cohete ruso más— con la colaboración de Ucrania y Kazajistán.

El proyecto Argo supone un doble cambio de opinión por parte de Roscosmos. Por un lado, porque la corporación estatal ha optado por subvencionar una empresa privada poco conocida y, por otro, porque ha dado prioridad al retorno de carga desde la ISS cuando lleva años repitiendo que se trata de una característica poco importante para sus intereses. Sea como sea, Argo tiene muy pocas posibilidades de hacerse realidad.

Referencias:

  • https://www.rbc.ru/newspaper/2019/09/30/5d6e4c399a794779cf182161
  • https://ria.ru/20190930/1559281525.html
  • https://abireg.ru/newsitem/77639/

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL NAUKAS DANIEL MARIN

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: