Analizando el fallo de la misión VV15 del cohete europeo Vega

Los exoplanetas pueden tener "una mayor variedad de vida" que la que existe en la Tierra, según un estudio
septiembre 6, 2019
Archivos del FBI – Era de la Guerra Fría
septiembre 6, 2019
Show all

Analizando el fallo de la misión VV15 del cohete europeo Vega

El 10 de julio de 2019 un cohete Vega europeo sufrió un fallo durante el lanzamiento en la misión VV15 (Vol Vega 15) y, como resultado, se perdió la carga útil, que en esta misión era el satélite Falcon Eye 1. Este satélite de reconocimiento de 1200 kg había sido construido por Airbus Defence and Space para el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos y había sido asegurado por 369 millones de euros. El fallo tuvo el dudoso honor de convertirse en la mayor pérdida económica de la industria de seguros espaciales hasta la fecha y supuso un duro golpe para la credibilidad de Arianespace y, en concreto, del cohete Vega. Además fue el primer fallo de este pequeño cohete europeo desde su debut en 2012.

El Vega VV15 en la rampa ELV de Kourou (Arianespace).

Apenas dos meses más tarde, la comisión de investigación ya ha publicado su informe preliminar. Según la comisión, el fallo se originó, como ya se sospechaba, en la segunda etapa, pero ahora sabemos que el suceso fue más violento de lo esperado. Tras un correcto funcionamiento de la primera etapa y su motor de combustible sólido P80, el motor Zefiro 23 (Z23) de la segunda etapa se encendió sin problemas y el lanzador continuó el vuelo. Pero 14 segundos después de la ignición (130 segundos y 850 milisegundos tras el despegue) la parte frontal de la segunda etapa sufrió una ‘anomalía estructural’ —o sea, una explosión— y el vehículo se fragmentó en dos partes, una formada por el motor Z23 y la otra consistente en la tercera etapa Z9, la etapa superior AVUM y la carga útil con la cofia. 213 segundos tras el despegue el cohete se activaron desde tierra las cargas explosivas de seguridad para asegurar la total destrucción del lanzador y, de esta forma, lograr que no supusiese un peligro.

Desviación de la trayectoria de la misión VV15 tras el fallo de la segunda etapa (CNES).
Cohete Vega (Arianespace).
IM 2012-02-13 a las 19.45.45
Segunda etapa Zefiro 23 (Arianespace).

Aunque la causa precisa de la explosión no está clara, Arianespace y la empresa italiana Avio creen que el Vega podrá reanudar sus vuelos a comienzos de 2020. Son buenas noticias porque algunos rumores habían apuntado a la posibilidad de que Arianespace decidiese abandonar esta versión del Vega para dedicarse al Vega C, una variante del Vega más potente dotada de dos primeras etapas de combustible sólido (P120 y Z40) distintas a las P80 y Z23 (la tercera etapa Z9 es idéntica en las dos versiones, aunque el Vega C usará la etapa superior AVUM+ mejorada con respecto a la AVUM de la versión normal). El Vega C, que debe despegar por primera vez el año que viene, tendrá una masa al lanzamiento de 210 toneladas frente a las 130 toneladas del Vega básico, lo que permitirá aumentar la capacidad de carga útil de 1,5 a 2,2 toneladas (en una órbita polar de 700 kilómetros de altura). En 2025 Arianespace quiere introducir el Vega D, que contará con una tercera etapa de combustible líquido a base de metano y oxígeno líquido y el motor M10 de la empresa Avio. Por otro lado, se desconoce si el accidente de la misión VV15 tendrá algún impacto en el debut del Vega C, también programado para el año que viene.

Vega C (ESA).
Vega C (ESA).
Vega, Vega C y Vega E (ESA).
Vega, Vega C y Vega E (ESA).
Ariane 6 y Vega C (Arianespace).

El cohete Vega nació a principios de los años 90 como una iniciativa de la Agencia Espacial Italiana (ASI) denominada VEGA (Vettore Europeo di Generazione Avanzata). Su objetivo era dotar a Europa de un lanzador de pequeño tamaño que eliminase la dependencia de los cohetes rusos Dnepr y Rokot. Tras una serie duras batallas con Francia por decidir qué país lideraría el proyecto de minilanzador europeo, el programa Vega fue aprobado formalmente en 1998. Italia pondría el 65% del dinero necesario para su desarrollo. Desde que el lanzador realizó su primer vuelo en 2012 las expectativas de este vehículo no han parado de crecer. De hecho, los Vega C y el Vega E servirán para reducir la dependencia del cohete Soyuz ST lanzado desde la Guayana Francesa. Por lo que se ve, el accidente de la misión VV15 no será ningún inconveniente grave para el futuro de este cohete.

El satélite Geo Eye 1 de la misión VV15 en la cofia (Arianespace).

Referencias:

  • http://www.arianespace.com/press-release/vega-flight-vv15-findings-of-the-independent-inquiry-commissions-investigations/
  • http://www.arianespace.com/wp-content/uploads/2019/09/9-5-2019-VV15-CEI-Findings-FR.pdf

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL NAUKAS DANIEL MARIN

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: