¡Vas a alucinar con los RITMOS EUCLIDIANOS!
diciembre 27, 2019
Otro piloto que persiguió al ovni Tic-Tac habla por primera vez
diciembre 27, 2019
Show all

40 años del primer cohete Ariane

En los años 60 varios países de Europa occidental estaban desarrollando programas espaciales propios. Siguiendo la estela de la Comunidad Económica Europea, pronto nacieron iniciativas entre las naciones europeas con el fin de coordinar el esfuerzo espacial europeo. En 1962 nacería la ELDO (European Launcher Development Organisation) con el objetivo de dotar a Europa de un lanzador espacial común (en realidad, el tratado fundacional de la ELDO tardó dos años más en firmarse). Hasta ese momento existían diversos cohetes europeos, pero no eran proyectos internacionales. ELDO nació por iniciativa del Reino Unido, que quería darle alguna utilidad al cancelado misil de alcance medio Blue Streak. Los británicos deseaban usar este misil como lanzador espacial, pero no tenían dinero para sacar adelante el proyecto en solitario.

Primer lanzamiento del Ariane 1 el 24 de diciembre de 1979 (ESA).

El lanzador desarrollado por la ELDO, bautizado inicialmente como ELDO-1, tendría una primera etapa suministrada por los británicos —el Blue Streak—, una segunda etapa francesa —el cohete Coralie— y una tercera etapa de Alemania Occidental (RFA). Bélgica, Italia y Países Bajos participarían en otros elementos del programa. Como base de lanzamiento se eligió inicialmente Woomera, en Australia, debido a la estrechos lazos políticos y culturales con el Reino Unido. El lanzador de tres etapas ELDO A fue rebautizado un tanto pomposamente como Europa 1. Pero, desgraciadamente, su carrera fue un desastre.

Lanzador Europa 1 en Woomera (Australia) (ESA).

Entre 1964 y 1970 el Europa 1 voló diez veces desde Woomera con distintas configuraciones, pero únicamente la mitad de las misiones fueron un éxito y, de hecho, solo despegó una vez en la configuración completa con las tres etapas operativas (en una misión que también fue un fracaso). En 1971, el Europa 2, una versión mejorada con una cuarta etapa P068, realizó su primer y único vuelo desde la base francesa en Kourou. También fracasó. Por si fuera poco, las misiones exitosas fueron vuelos suborbitales, por lo que el Europa no logró alcanzar la órbita en ninguna de sus once misiones, un desastroso récord difícil de superar. No es de extrañar que el programa fuera cancelado en 1973 en favor del Europa 3, un cohete completamente diferente.

Maqueta del cancelado Europa 3 (https://twitter.com/nick_attree).

Mientras la ELDO intentaba despegar, literalmente, los países europeos iban a lo suyo. En 1965 Francia se convirtió en la tercera potencia espacial de la Tierra al lanzar un satélite —el Astérix— por sus propios medios usando el cohete Diamant. Ese mismo año, Italia también logró alcanzar la órbita usando un cohete Scout estadounidense lanzado desde la plataforma San Marco frente a la costa de Kenia. Por su parte, el Reino Unido puso su primer satélite en el espacio, el Prospero, en 1971 usando un cohete Black Arrow —probablemente uno de los lanzadores espaciales más feos de la historia— que despegó desde Woomera. Sin embargo, a principios de los 70 era evidente que ningún país de Europa Occidental en solitario podría desarrollar y mantener un lanzador espacial de grandes dimensiones.

Lanzador espacial francés L3S (capcomespace.net).

Esta vez sería Francia la que cogería el toro por los cuernos. El Reino Unido prácticamente había abandonado el desarrollo de un lanzador espacial nativo, mientras que Francia estaba más interesada que nunca. Los Estados Unidos se habían mostrado poco receptivos, por decirlo de alguna forma, hacia algunos proyectos comerciales europeos que podían competir con programas estadounidenses similares y habían puesto trabas a su lanzamiento con vectores de EEUU. No obstante, el detonante sería la negativa estadounidense a lanzar los satélites franco-alemanes Symphonie (finalmente, los EEUU accederían a lanzar estos satélites, pero solo tras intensas presiones diplomáticas). Estaba claro que Europa necesitaba un acceso al espacio independiente. En 1972 Francia logró convencer a varios socios europeos para que financiasen el 40% de su lanzador espacial. El cohete francés se denominó L3S (o LIIIS, de ‘lanzador sustituto de tercera generación’) y su diseño final se presentó en 1973. Tenía tres etapas, las dos primeras de combustibles hipergólicos —como la primera etapa del Diamant— y la tercera sería criogénica con el fin de compensar la escasa eficiencia de los propergoles hipergólicos.

Partes del Ariane (ESA).
Las tres primeras versiones del Ariane (ESA).

El L3S se consideraba más simple que el Europa 3, que debía haber contado con una segunda etapa criogénica potente. No obstante, ambos cohetes compartían el uso de motores Viking en la primera etapa. En diciembre de 1972 el proyecto L3S fue aprobado junto con el programa Spacelab, liderado por la RFA, para lanzar un laboratorio tripulado en el shuttle estadounidense. El cohete L3S sería bautizado como Ariane en julio de 1973. Inicialmente, el L3S iba a llamarse Vega, pero al ministro de desarrollo científico e industrial francés, Jean Charbonnel, no le gustó este nombre por asociarlo a una, por entonces, conocida marca de cervezas, así que decidió, prácticamente en solitario, ponerle Ariane (‘Ariadna’ en español). Como es natural, el resto de socios europeos se quejaron porque el nombre, a pesar de provenir de la mitología griega, tenía una ortografía claramente francesa. Se propusieron otros nombres como Phoenix —por eso de renacer de las cenizas tras el desastre del proyecto Europa— o Penelope, pero finalmente Charbonnel se salió con la suya y en septiembre de 1973 el L3S se bautizó formalmente como Ariane. El desarrollo del lanzador estaría dirigido principalmente por la agencia espacial francesa, CNES, y el contratista principal en Francia sería Aérospatiale, que se encargaría de la primera y tercera etapas principalmente. Alemania se ocuparía de la segunda etapa.

Primer lanzamiento del Ariane 1 (capcomespace.net).
El Ariane 1 durante su primer lanzamiento (ESA).
Ariane 1 a 5 (ESA).

Dos años más tarde nació la Agencia Espacial Europea (ESA) como fusión de la ELDO y la ESRO (European Research Organization), esta última una agencia dedicada al desarrollo de satélites europeos y que, tras la disolución de la ELDO, estuvo brevemente al cargo del Ariane. Lógicamente, a partir de ese momento el desarrollo del Ariane pasó a estar a cargo de la ESA. En su diseño final, el Ariane 1 era un lanzador de 208 toneladas y 47,4 metros de altura optimizado para lanzamientos a la órbita geoestacionaria (podía colocar 1750 kg en la órbita de transferencia geoestacionaria). La primera etapa (L140) tenía 3,8 metros de diámetro y 18,4 metros de largo, con cuatro motores Viking 5. La segunda etapa (L33) tenía 2,6 metros de diámetro y 11,6 metros de largo y estaba dotada de un motor Viking 4. La tercera etapa criogénica tenía una longitud de 9,1 metros y tenía un motor HM-7. Con estas prestaciones, Europa esperaba convertir el Ariane en un éxito comercial.

El Vega usa la misma rampa que empleó el Ariane 1 (ESA).
Primeros conceptos del Ariane 5 (ESA).
Lanzamiento de la sonda europea Giotto con un Ariane 1 (ESA).

Finalmente, el Ariane 1 realizó su primer vuelo el 24 de diciembre de 1979 desde la rampa ELA-1 de Kourou —actualmente usada por el cohete Vega—, inaugurando la era de la independencia europea en el acceso al espacio. En esa primera misión L01 se puso en órbita el satélite italiano CAT-1 (Capsule Ariane Technologique 1), un pequeño satélite que, en realidad, había sido creado para enviar datos sobre las prestaciones del cohete. Aunque solo funcionó durante ocho días, fue el primer satélite puesto en órbita por la ESA. El Ariane 1 estuvo en servicio hasta 1986 y realizó once lanzamientos, con un total de 19 satélites puestos en órbita, incluyendo la sonda Giotto al cometa Halley en 1986. De esas once misiones, dos serían un fracaso (L02 y L5). El Ariane 1 fue sustituido por dos versiones ligeramente más potentes, el Ariane 2 y Ariane 3. El Ariane 2 estaría en servicio entre 1986 y 1989, realizando un total de seis lanzamientos —incluyendo un fallo—, mientras que el Ariane 3 funcionaría entre 1984 y 1989 —sí, el Ariane 3 debutó antes que el Ariane 2—, realizando once lanzamientos en total (uno de ellos fallido).

La familia Ariane 1 a 5 (ESA).
Lanzamiento de un Ariane 4 44L (ESA).

Entre 1988 y 2003 estuvo en servicio el Ariane 4, una versión mejorada de los Ariane 1, 2 y 3 y que contaba con mayor participación del resto de países de la ESA. Gracias al uso de hasta cuatro cohetes aceleradores de combustible sólido y líquido, esta versión era mucho más potente y flexible que sus antecesoras. El Ariane 4 consolidó a Europa como líder en el mercado de lanzamientos internacional, pero fue retirado tras la introducción del Ariane 5, un lanzador que, a pesar del nombre, era completamente diferente y mucho más potente. Lo que Europa ganó en potencia lo perdió en flexibilidad, por lo que fue necesario construir una rampa para cohetes rusos Soyuz que se hicieran cargo del segmento de cargas útiles de tamaño medio que había dejado huérfano la retirada del Ariane 4. Tras cuatro décadas de servicio más que exitoso, la familia Ariane seguirá adelante durante la próxima década con el Ariane 6. Sin embargo, el Ariane 6 ya no pretende ser el rey del mercado internacional de lanzadores y se conformará con sobrevivir gracias a los contratos de los países que forman la ESA.

El Ariane 4 44LP V33 con el satélite astronómico Hiparcos (ESA).

http://platform.twitter.com/widgets.js

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL NAUKAS DANIEL MARIN

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: